miércoles, 8 de diciembre de 2010

Influencia de la informática en la industria automotriz

El auto del futuro: Un compañero silencioso.
El silencio y la tranquilidad se está convirtiendo en un valor preciado dentro de la sociedad actual y así lo seguirá siendo en el futuro.
El auto del mañana deberá satisfacer entonces el inexorable deseo del hombre por confort, paz y tranquilidad. Este deseo, generalizado a toda la sociedad, implicará grandes beneficios en cuanto a los niveles de salud y stress.
Sin duda, el sonido emitido por la "masa vehicular" diariamente, da que pensar que es muy poco ya lo que se puede hacer para disminuirlo, más allá de los controles de ruido emitido por el escape. Sin embargo, hay varios puntos en donde el avance se está preparando a entrar como por ejemplo el nivel de sonido emitido por las ruedas sobre el asfalto. Especialmente a grandes velocidades, ese sonido es aun más fuerte que el del motor mismo y percibido a grandes distancias.
La industria automotriz, en combinación con la del caucho se encuentra ya aunando esfuerzos en el diseño de rodamientos y cubiertas con baja emisión sonora. Tampoco escaparán a este reto los constructores viales, ya que los diversos componentes utilizados en la cinta asfáltica serán idénticamente testeados. 

El auto del futuro: No más chatarra.
El progreso en el siglo XXI estará basado en un acertado diseño y manejo de las materias primas. La energía y las sustancias deberán ser absolutamente reciclables.
El auto del futuro deberá ser diseñado en base a un alto porcentaje de materiales reciclables, produciendo así el más mínimo índice de chatarra a la hora de su destrucción.
Desde el momento mismo de su diseño y concepción, el uso de materiales y sustancias reciclables será estimado minuciosamente hasta inclusive en su correspondiente ensamble y los elementos necesarios para el mismo. La alta tecnología en la separación de materiales será clave en este proceso, así como la adaptación de normativas legales en las diversas regiones para el tratamiento de sustancias, su posterior desecho, vehículos abandonados y desguace. 

Seguridad en el siglo XXI.
Solo dentro de muy pocos años la seguridad en la conducción se verá muy diferente de lo que es hoy. La seguridad vehicular será un concepto prioritario para las aseguradoras y los conductores mismos, mejorándose así las estadísticas año tras año. La gran disparidad de niveles de seguridad en los distintos países irá disminuyendo.
Los autos serán construidos de acuerdo a estos conceptos, siendo así equipados con una gran variedad de dispositivos de seguridad activos y pasivos. La infraestructura de tránsito también será optimizada, observándose para ese entonces un sistema de control vehicular homogéneo con caminos y rutas adaptados en función al volumen del tráfico que cada una de ellas requiera.
El conductor estará también continuamente informado y educado como consecuencia de una intensiva campaña mundial de seguridad y entorno vehicular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada